per JOSEP LLUÍS GALIANA

Tot al llarg de la dècada dels anys noranta, l’autor de l’article va tenir l’oportu- nitat de conèixer i compartir hores de conversa amb el compositor Francisco Llácer Pla, li va fer diverses entrevistes i escriure nombrosos articles al voltant de la seua obra. És l’únic compositor valencià membre de la generació del 51 i enguany és el centenari del seu naixement. Cal reivindicar la seua figura i el seu imprescindible paper com a pont entre la música vuitcentista i la modernitat.

Continua llegint:

Centenari- JL Galiana

Viu València, 2018-09-21

El próximo 2 de octubre a las 20h en el Teatre Micalet de Valencia tendrá lugar un acto-concierto homenaje, abierto a la ciudadanía hasta completar aforo

 

El 2 de octubre de 2018, hará 100 años que nació Francisco Llácer Pla en pleno corazón de la ciudad vieja de Valencia. Este curso 2018 – 2019 celebramos el centenario de su nacimiento con una serie de conciertos, eventos y pequeños homenajes impulsados ​​desde el afecto, el reconocimiento público y en honor a su memoria.

“Don Paco”, como le llamaban sus alumnos y se le conocía en el Conservatorio de Valencia, fue una persona respetada y querida que dejó una profunda huella, tanto musical como humana.

Los actos programados con motivo del centenario de Francisco Llácer Pla pretenden poner en valor su obra y su persona. Homenajear al compositor de la mejor manera posible: interpretando sus obras. Y recordar al maestro, al director, al amigo, al compañero, al músico, en definitiva a la persona en toda su dimensión. Quienes lo conocimos queremos, además, rememorar y dejar constancia de la admiración y el afecto que siempre suscitó y del imborrable recuerdo que nos ha dejado.

El próximo 2 de octubre a las 20h en el Teatre Micalet de Valencia tendrá lugar un acto-concierto homenaje, abierto a la ciudadanía hasta completar aforo, que contará con la participación de los pianistas Pablo García-Berlanga y Adolfo Bueso, el guitarrista José Luis Ruiz del Puerto y el Orfeón Universitario de Valencia.

Se puede consultar toda la programación de actos y conciertos en la web www.franciscollacerpla.com

Francisco Llácer Pla (biografía)

Compositor, pedagogo y director de coro, nació en València el 2 de octubre de 1918 en el seno de una familia sin tradición musical. A los ocho años ingresó como “infantillo” (niño cantor) en la capilla musical del Real Colegio del Corpus Christi (Iglesia del Patriarca) de València, donde recibió formación musical básica. Como él mismo reconocería posteriormente, el contacto diario con la música gregoriana y con las obras de los grandes polifonistas dejarían una profunda huella en su personalidad y serían influencias decisivas en el desarrollo de su obra. En 1932, y ante la ausencia de niños cantores en Elx, fue requerido por el Arzobispado de València para participar en la representación del Misteri d’Elx, donde cantó los papeles del Ángel y la Santísima Trinidad (Coronatio), constituyendo un hecho excepcional la participación de un niño no ilicitano.

Estudió en el Conservatorio de València con Juan Bautista Tomás, José Bellver, Juan Bautista Cortés, Pedro Sosa y Eduardo López-Chavarri Marco. Movilizado durante la Guerra Civil, una vez acabada la contienda retomó y finalizó sus estudios musicales en las especialidades de piano, órgano e historia y estética. Amplió estudios con José Báguena Soler y recibió valiosos consejos de Manuel Palau. No obstante, su formación en el campo de la música contemporánea y de las vanguardias musicales europeas fue completamente autodidacta.

En 1940 ingresó en el Cuerpo Administrativo de Sanidad Nacional, en el que se jubilaría en 1985 como administrador general de la Escuela Departamental de Puericultura y Clínica Infantil “José Selfa” de València.

A lo largo de su dilatada carrera dirigió el Orfeón de El Micalet del Instituto Musical Giner, la Coral Polifónica Valentina y el Cor de Cambra Cantors de la Mare de Déu del
Remei con los que interpretó, entre otras, obras de Buxtehude, Stravinski, Krenek y Lutoslavski, además de abundantes obras del barroco valenciano.

Impartió clases de armonía y de formas musicales en el Instituto Musical Giner, de la Sociedad Coral El Micalet, del que llegaría a ser director, y en el Conservatorio Superior del Música de València, en las especialidades de conjunto vocal, solfeo y formas musicales. También impartió la docencia fuera de las instituciones: entre la enseñanza reglada y la informal fue maestro de varias generaciones de músicos valencianos y siempre apoyó y alentó a los jóvenes compositores.

Ejerció la crítica musical, impartió conferencias y participó como jurado en numerosos concursos y premios musicales. Fue colaborador del Instituto Valenciano de Musicología y presidente de Juventudes Musicales en València.

Su catálogo como compositor abarca más de setenta opus, entre obras para piano, de cámara, vocales, corales, sinfónicas y sinfónico-corales. De su producción cabe destacar “Sonata” para piano (1955); “Nou cançons per a la intimitat” para soprano, tenor, bajo, flauta, clarinete, fagot y piano (1966), sobre textos del poeta Xavier Casp; “Lamentació d’amor de Tirant lo Blanch” para coro mixto (1972) sobre el texto de Joanot Martorell; “Tenebrae” para flauta y piano (1985); “Concierto para piano y orquesta” (1986) estrenado por la Orquesta Nacional de España en el Teatro Real de Madrid y “Te Deum”, para solistas, coro de niños, coro mixto y orquesta (1991), compuesto para conmemorar el cincuentenario de la creación de la Orquesta de València.

Recibió encargos de la Orquesta Nacional de España, del Centro para la Difusión de la Música Contemporánea, de Radio Nacional de España, del Concurso Internacional de Piano “José Iturbi”, de la Generalitat Valenciana y de la Sociedad Filarmónica de València. Gran parte de su producción está editada y grabada en CD y en el archivo sonoro de Radio Nacional de España.

En 1968 recibió la Encomienda de la Orden Civil de Sanidad y en 1997 el premio “Importante” de la Editorial Prensa Valenciana (editora del periódico Levante -El Mercantil Valenciano). En 1998, con motivo de su 80 aniversario, se le dedicaron numerosos homenajes. En el año 2000, la Federació de Cors de la Comunitat Valenciana instituyó el Concurso de Composición Paco Llácer y en 2005 el Ayuntamiento de València lo nombró Hijo Predilecto de la ciudad, a título póstumo, dedicándole una calle en el distrito de Quatre Carreres.

“Don Paco”, como cariñosamente lo llamaban sus numerosos alumnos, falleció en València el 14 de abril de 2002.

+ info: ací

CulturPlaza, 24/09/2018 

El próximo 2 de octubre de 2018 se cumplirá un siglo del nacimiento del compositor, pedagogo y director de coro Francisco Llácer Pla. Para conmemorar tal aniversario, durante el curso 2018/2019 se celebrarán una serie de conciertos, eventos y pequeños homenajes impulsados “desde el afecto, el reconocimiento público y en honor a su memoria”, indica Irene Llácer Sancho, nieta del compositor. El primero de estos eventos tendrá lugar el próximo 2 de octubre en el Teatre Micalet de Valencia, donde se celebrará un concierto abierto a la ciudadanía hasta completar aforo. El tributo contará con la participación de los pianistas Pablo García-Berlanga y Adolfo Bueso, el guitarrista José Luis Ruiz del Puerto y el Orfeón Universitario de Valencia.

A lo largo de su dilatada carrera, Francisco Llácer Pla dirigió el Orfeón de El Micalet del Instituto Musical Giner, la Coral Polifónica Valentina y el Cor de Cambra Cantors de la Mare de Déu del Remei con los que interpretó, entre otras, obras de Buxtehude, Stravinski, Krenek y Lutoslavski, además de abundantes obras del barroco valenciano. También Impartió clases de armonía y de formas musicales en el Instituto Musical Giner, de la Sociedad Coral El Micalet, del que llegaría a ser director, y en el Conservatorio Superior del Música de València, en las especialidades de conjunto vocal, solfeo y formas musicales. Además, fue colaborador del Instituto Valenciano de Musicología y presidente de Juventudes Musicales en València.

Su catálogo como compositor abarca más de setenta opus, entre obras para piano, de cámara, vocales, corales, sinfónicas y sinfónico-corales. De su producción cabe destacar Sonata para piano (1955); Nou cançons per a la intimitat para soprano, tenor, bajo, flauta, clarinete, fagot y piano (1966), sobre textos del poeta Xavier Casp; Lamentació d’amor de Tirant lo Blanch para coro mixto (1972) sobre el texto de Joanot Martorell; Tenebrae para flauta y piano (1985); Concierto para piano y orquesta (1986) estrenado por la Orquesta Nacional de España en el Teatro Real de Madrid y Te Deum, para solistas, coro de niños, coro mixto y orquesta (1991), compuesto para conmemorar el cincuentenario de la creación de la Orquesta de València.

Recibió encargos de la Orquesta Nacional de España, del Centro para la Difusión de la Música Contemporánea, de Radio Nacional de España, del Concurso Internacional de Piano José Iturbi, de la Generalitat Valenciana y de la Sociedad Filarmónica de València. Gran parte de su producción está editada y grabada en CD y en el archivo sonoro de Radio Nacional de España.

+ info: ací

Podcast, de l’1 d’octubre de 2018, del programa d’À Punt Mèdia Territori Sonor on Joan Llàcer, fill de Don Paco, parlar del centenari, de l’obra i la figura del seu pare i de moltes coses més! A partir del minut 1:03:09 el podreu escoltar clickant ací

Podcast del programa “Todo irá bien” de La Fábrica de Radio dedicat a Don Paco pel centenari del seu naixement. Intervencions de Joan Llacer Peris, Luiso Fernandez, José García Barrachina i Paco Cremades.

Per escoltar-lo clikceu ací

 

 

Justo Romero 02.10.2018 

Levante EMV

Francisco Llácer Pla fue -es- no solamente uno de los compositores fundamentales de la larga historia de la música valenciana, sino una de las personalidades más ejemplares y cualificadas de la creación española de la segunda mitad del siglo XX. Hoy, 2 de octubre, hace exactamente cien años de su nacimiento en una vivienda del casco histórico de València. Con tal motivo, sus antiguos discípulos, amigos, familiares y el mundo musical valenciano le rinden homenaje con un concierto en el Teatro Micalet de su ciudad natal en el que se escucharán algunas de sus obras. Actuarán, entre otros, los pianistas Pablo García-Berlanga y Adolfo Bueso, el guitarrista José Luis Ruiz del Puerto y el Orfeó Universitari de València.

Francisco Llácer Pla fue siempre un rara avis en el localista ambiente musical valenciano de su época. Sin en absoluto renegar de él, su universo traspasaba cualquier localismo para arraigarse en las vanguardias. Entre bandas, certámenes y el mundo acomodaticio de lo popular, Llácer Pla optó siempre por la vía de la vanguardia y del rigor consigo mismo y con sus convicciones estéticas. Era un personaje excepcional, de voz temperada y conversación profunda. Amable sin almíbar. Recuerdo bien el día que le conocí, en junio de 1998, cuando la arpista Luisa Domingo preparaba para un recital su «Preludio místico», una obra de 1961 cuyas finas y avanzadas texturas representan en su brevedad sintética el conciso y fascinante universo sonoro de Llácer Pla. El compositor, que ya andaba corto de vista, se quedó encantado con la interpretación y apenas hizo observaciones. «Suena mejor de lo que yo imaginé cuando lo compuse», dijo satisfecho y generoso.

Francisco Llácer Pla era «Don Paco» para todo el mundo. Cuando en cierta ocasión, después de un concierto en el que la Sinfónica de la Radio Televisión Española tocó «Anem de folies» dirigida por Lucas Pfaff, le solté con entusiasmo un «¡Bravo Maestro!». Su respuesta fue inmediata y contundente: «Nada de maestro, llámame Paco, a secas». «Maestro, es que no me sale», le respondí. «Pues entonces, llámame Don Paco, pero de ahí no pases».

En el mundillo musical levantino, bastaba decir «Don Paco» para que cualquiera supiese inmediatamente quien era el referido. Algo así como décadas antes ocurría con su admirado «Don Manuel», que era, claro, de Falla. Un compositor -Don Manuel- con el que Don Paco también coincidía en ejemplaridad y fidelidad a sí mismo, además de compartir una visión vanguardista e insobornable que sobrevolaba sus respectivos entornos.

Había nacido en el seno de una familia sin tradición musical. A los ocho años ingresó como «infantillo» (niño cantor) en la capilla musical del Real Colegio del Corpus Christi (Iglesia del Patriarca) de València, donde recibió las primeras nociones de música. Allí se dejó fascinar por el canto gregoriano y los grandes polifonistas, que le dejaron, como él mismo decía, «una profunda huella en mi personalidad y serían influencias decisivas en el desarrollo de mi obra».

Estudió Piano, Órgano e Historia y Estética en el Conservatorio de València con Juan Bautista Tomás, José Bellver, Juan Bautista Cortés, Pedro Sosa y Eduardo López-Chavarri. Posteriormente completó su formación con José Báguena Soler y siguió «valiosos consejos» de Manuel Palau. No obstante, y como él mismo gustaba recordar, «mi formación en el campo de la música contemporánea y de las vanguardias musicales europeas fue completamente autodidacta».

Fue también un admirado y muy querido profesor. Impartió clases de armonía y de formas musicales en el Instituto Musical Giner -del que luego fue director- y en el Conservatorio Superior de València, que compaginó con su magisterio fuera de las instituciones. Entre la enseñanza oficial y la informal fue maestro y guía de varias generaciones de músicos valencianos, a los que siempre apoyó y alentó con entusiasmo. Figura versátil e incansable, también ejerció la crítica musical, fue jurado en números concursos, agudo conferenciante, jurado en numerosos concursos y premios musicales, colaborador del Instituto Valenciano de Musicología y presidente de Juventudes Musicales en València.

Pero lo más fundamental de su fecunda existencia es su legado como compositor. Un valioso catálogo que abarca más de setenta opus, entre obras para piano, de cámara, vocales, corales, sinfónicas y sinfónico-corales. De su producción cabe destacar la «Sonata para piano» de 1955; el citado «Preludio místico para arpa»; «Nou cançons per a la intimitat» (1966), sobre textos del poeta Xavier Casp; «Lamentació d’amor de Tirant lo Blanch», para coro mixto (1972) sobre el conocido texto de Joanot Martorell; «Tenebrae», para flauta y piano (1985); el «Concierto para piano y orquesta» de 1986 (estrenado por Fernando Puchol y la Orquesta Nacional de España en el Teatro Real de Madrid, el 21 de marzo de 1986), y «Te Deum», para solistas, coro de niños, coro mixto y orquesta, compuesto en 1991 para conmemorar el cincuentenario de la creación de la Orquesta de València, dado a conocer por esta orquesta y Manuel Galduf, quien siempre ha sido uno de los más fieles valedores de la música de Llácer Pla.

Don Paco nunca se dejó seducir por las mieles del éxito y del reconocimiento, y optó por ser siempre fiel a sí mismo, a sus convicciones estéticas e ideológicas. Más allá de conveniencias y oportunismos. En este sentido, se mantuvo a contracorriente del acomodaticio entorno valenciano. Uno de sus primeros reconocimientos llegó de Levante-EMV, que en 1997 lo distinguió con el premio Importante. Un año después, en 1998, con motivo de su 80 aniversario, se le dedicaron numerosos homenajes, casi todos ellos ajenos al mundito político valenciano, que en su cortedad ideológica no tuvo luces para apreciar a su ilustre compositor. Falleció el 14 de abril de 2002. Muy tardíamente, en 2005 y a título póstumo, el Ayuntamiento de València lo nombró Hijo Predilecto de la ciudad y rotuló una calle con su nombre en el distrito de Quatre Carreres.

Article sencer ací

Podcast del Territori Clàssica al programa d’À Punt Mèdia Territori Sonor on Hilari Garcia ha entrevistat a Emilio Calandín entorn de la figura de Francisco Llácer Plá. És una entrevista deliciosa on podreu escoltar un poc la seua música, anècdotes i reflexions (a partir del minut 1:13:30 aprox.).

Per escoltar el podcast clickeu ací

October 3, 2018

Andrea Goytre / Fotografia Francisco Montoro

Ahir 2 d’Octubre de vesprada, cap a les 20h, vam tindre l’oportunitat d’assistir a l’emotiu homenatge que al Teatre Micalet es va brindar a Francisco Llàcer Pla, Don Paco, com li deien els seus amics, companys i alumnes.

 

Estava el teatre ple de gom a gom, mostra de l’afecte que aquest personatge va suscitar entre les persones que l’envoltaven, i l’acte va comptar amb l’assistència de representants de les institucions culturals valencianes com Abel Girona, secretari autonòmic de cultura de la Generalitat Valenciana, Marga Landete, directora adjunta de música i cultura valenciana de l’Institut Valencià de Cultura.

 

Irene Llàcer, neta del compositor, va presentar l’acte com d’una sèrie d’esdeveniments dirigits a homenatjar a Francisco Llàcer, i sobretot remarcant el fet que aquest homentage ha sigut una iniciativa sortida de la societat civil. “Aquest és un homenatge fet des de l’estima, la consciècia cultural i el màxim respecte. Un projecte que ha nascut des de les aportacions individuals per articular-se com una proposta de la societat civil”. Irene reivindicava així la força de la societat com a impulsora de la cultura, tractant de separar-la de les institucions, que no sempre han de ser les que encapçalen o promoguen aquest tipus d’iniciatives.

Començant per les paraules d’Irene Llàcer i continuant per les de la resta de participants en l’acte, a Paco Llàcer se li van dirigir moltes paraules de reconeixement, tant en el seu vessant musical i professional, com en el seu vessant més personal i familiar. Va ser descrit com “un dels compositors valencians que més va lluitar per la innovació i per la cultura entesa en termes amples, que va portar l’avantguarda europea a una terra erma en propostes contemporànies”. També va ser descrit com “una persona molt amable, molt simpàtica, molt propera en tota la gent, amic dels seus companys que donaven classe de música en el Micalet, amic dels seus alumnes, que l’estimaven com a ningú i amic dels coralistes que va dirigir”.

Recordem, que Paco Llàcer va ser, a més a més de compositor, Professor de l’Institut Musical Giner, Subdirector i posteriorment Director de l’Institut Musical Giner i també va ser director de la Coral el Micalet. A més a més va impartir classes al Conservatori Superior de Música de València, en les especialitats de conjunt vocal, solfeig i formes musicals.

En aquest vessant docent, va ser descrit com un mestre exigent, que inclús va advertir a Emilio Calandín que si es dedicava a la música, en concret a la composició, que no esperara guanyar diners però que si li agradava el que feia, la compensació la tindria de sobres.

Musicalment, l’acte començà amb el Preludio, Pavesa Célica, interpretat per Pablo García-Berlanga al piano. A continuació l’Orfeó Universitari interpretà Primavera en Hivern, dirigits per Francesc Valldecabres. Adolfo Bueso al piano continuà amb la interpretació de la Sonata, una de les obres més rellevants de Llàcer. I l’última actuació va estar a càrrec del guitarrista Jose Luis Ruiz del Puerto que interpretà Pórtico a Ramos de Pareja.

Totes les paraules ací descrites sobre la figura de Francisco Llàcer i moltes més, es feien patents a cada comentari que despertava els somriures del públic. Públic que sens dubte era transportat a moments que cadascú va compartir amb l’homenatjat i que de la mà de la música i els records, tornaven a fer-se presents. Un homenatge que traspassà els rigors protocol·laris i que anà més enllà de l’admiració pels èxits de caràcter musical i professional per centrar-se i focalitzar-se en la persona, el company i l’amic que mitjançant la música va conquerir a totes aquelles persones assistents.

L’homenatge a Francisco Llàcer Pla continua al llarg del curs 2018-19 amb concerts i master classes. Tota la programació es pot seguir a https://www.franciscollacerpla.com/es/